sábado, 15 de diciembre de 2018

La visita navideña del cometa Wirtanen

Imagen, sin pretensiones, realizada desde el centro de Sevilla por el autor

Durante estos días el cielo nos está ofreciendo la visita esperada del cometa 46P/Wirtanen. Fue descubierto en enero de 1948 por un astrónomo estadounidense que trabajaba en el Observatorio Lick en California. Se trata de un cometa periódico -de ahí la letra P precediendo al nombre de su descubridor- que pasa cerca de la Tierra cada 5.4 años. El cometa tiene un encanto especial porque realmente era el que iba a ser visitado por la sonda Rosseta para ser estudiado entre los años 2011 y 2012 pero el retraso en el lanzamiento de la sonda obligó a seleccionar otro cometa (el 67P/Churyumov-Gerasimenko).

El máximo brillo lo alcanzará el próximo día 17 de diciembre, si bien en días anteriores tendrá un paso cercano a las Pléyades que provocará un espectacular cuadro en el cielo. Actualmente se presente con un núcleo observable y una coma (la envoltura del núcleo) del tamaño de la Luna llena pero sin apreciarse cola evidente. 

La carta de localización en el cielo del cometa Wirtanen hasta final de mes puede encontrarse aquí no obstante, se reproduce aquí también. En el máximo el cometa alcanzará la cuarta magnitud siendo visible a simple vista desde el campo o lugares muy poco iluminados. Desde la ciudad puede observarse con unos prismáticos o un pequeño telescopio si bien dado que el cometa es extenso y a la vez difuminado, la localización no resulta tan fácil. Ya a final de mes, el cometa se mostrará como de magnitud quinta e incluso acercándose a la sexta si bien en los últimos diez días del mes la Luna no molestará tanto.




Durante los días 15, 16 y 17 de diciembre el cometa se encontrará muy cerca del cúmulo de Las Pléyades en la constelación de Tauro. El día 16 se situará a tan solo cuatro grados al sur del cúmulo y el día del máximo a poco más de seis grados. Las Pléyades serán una buena referencia para localizarlo. Es preciso recordar que estos días la luz de la Luna "molestará" para su observación pero, desde lugares oscuros, no debe haber ningún problema en observarlo.

Otros momentos donde el cometa será fácil localizarlo -aunque ya más debilitado- será la noche del día 21 y el 22 cuando esté muy cerca del triángulo formado por Epsilon. Eta y Dseta Aurigae y, el día 23, se situará a un grado al sur de Capella la más brillante de la constelación de Auriga.

En este mismo blog se publicó en su día un método para la observación de cometas que es conveniente consultar. Si podemos, observemos el cometa Wirtanen en estas noches navideñas. Es una delicia hacerlo.

1 comentario:

Antonio Vergara dijo...

También tenemos otro aliciente en el cielo nocturno en estos días: las geménidas.
https://elpais.com/elpais/2018/12/14/ciencia/1544772891_573643.html